• 616.775.506
  • daleth@asociaciondaleth.com

Blog

Reiníciate Carballo Noviembre 2017 Coaching Social ✨

 

…. aburrimiento mortal

(…)  Finalmente, el Maestro Hora hace reflexionar a Momo sobre la existencia de una enfermedad que ha atacado a los seres humanos, la cual “al principio apenas se nota” .

Un día ya no se tiene ganas de hacer nada.

Nada le interesa a uno, se aburre. Y esa desgana no desaparece, sino que aumenta lentamente. Se hace peor de día en día, de semana en semana.

Uno se siente cada vez más descontento, más vacío, más insatisfecho con uno mismo y con el mundo. Después desaparece incluso este sentimiento ya no se siente nada. Uno se vuelve totalmente indiferente y gris, todo el mundo parece extraño y ya no importa nada. Ya no hay ira ni entusiasmo, uno ya no puede alegrarse ni entristecerse, se olvida de reír y llorar. Entonces se ha hecho el frío dentro de uno y ya no se puede querer a nadie.

Cuando se ha llegado a este punto, la enfermedades incurable. Ya no hay retorno. Se corre de un lado a otro con la cara vacía, gris, y se ha vuelto uno igual que los propios hombres grises. Se es uno de ellos.

Esta enfermedad se llama aburrimiento mortal.” (…)

“MOMO” . Michael  Ende

 

Programa Daleth “Volvoreta” para Mujeres

Programa Daleth 2016/2017 de apoyo a las víctimas de violencia de género y otros colectivos de mujeres vulnerables. “Volvoreta” A Coruña, Carballo, Ferrol y Santiago de Compostela

1

Qué es él? fábula sobre las etiquetas, obsesión social.

Qué es él?

Poema de D. H. Lawrence

¿Qué es él?
-Un hombre, por supuesto.
-Sí, pero ¿qué hace?
-Vive y es un hombre.
-¡Oh, por supuesto! Pero debe trabajar. Tiene que tener una ocupación de alguna especie.
-¿Por qué?
-Porque obviamente no pertenece a las clases acomodadas.
-No lo sé. Pero tiene mucho tiempo. Y hace unas sillas muy bonitas.
-¡Ahí está entonces! Es ebanista.
-¡No, no!
-En todo caso, carpintero y ensamblador.
-No, en absoluto.
-Pero si tú lo dijiste.
-¿Qué dije yo?
-Que hacía sillas y que era carpintero y ebanista.
-Yo dije que hacía sillas pero no dije que fuera carpintero.
-Muy bien, entonces es un aficionado.
-¡Quizá! ¿Dirías tú que un tordo es un flautista profesional o un aficionado?
-Yo diría que es un pájaro simplemente.
-Y yo digo que es sólo un hombre.
-¡Está bien! Siempre te ha gustado hacer juegos de palabras.

 

1

Inteligencia Emocional.” Brevísimo acercamiento”.

La dicotomía entre razón y corazón,  entre intelecto y emoción ha sido abordado por muchos filósofos, científicos y  psicólogos durante la historia del hombre.  Sin embargo el término Inteligencia siempre se asoció a los aspectos intelectuales,  capacidades cognitivas,  aunque a la vista quedaba que un alto Coeficiente Intelectual no se asociaba directamente a la felicidad de las personas o  a su crecimiento personal.

La  necesidad de hablar de una Inteligencia  propia de  las emociones   surge con Salovey y Mayer en el año 1990 pero tal y como la reconocemos hoy fue descrita por  el psicólogo estadounidense Daniel Golleman en su libro Emocional Intelligence en 1995 .

 

 


 

Daniel Goleman

Qué es la Inteligencia Emocional según Daniel Goleman

“La inteligencia emocional es una forma de interactuar con el mundo que tiene muy en cuenta los sentimientos, y engloba habilidades tales como el control de los impulsos, la autoconciencia, la motivación, el entusiasmo, la perseverancia, la empatía, la agilidad mental. Ellas configuran rasgos de carácter como la autodisciplina, la compasión o el altruismo, que resultan indispensables para una buena y creativa adaptación social”. Daniel Goleman

La inteligencia emocional se desarrolla entonces en la interacción de la persona consigo misma y con el otro, con la sociedad. Veamos algunos de las habilidades que se asocian a esta Inteligencia.


Habilidades asociadas a la Inteligencia Emocional

Autoconocimiento

Las personas inteligentes emocionalmente reconocen con claridad las emociones que subyacen a sus estados anímicos. Parece algo fácil,  pero hay algunos detalles que a veces no tenemos en cuenta.

En ocasiones sentimos enfado  pero el sentimiento  que subyace a este enfado puede ser  realmente el miedo a que algo suceda o la  tristeza por algo que ha sucedido y nos lleva a comportamientos alejados de nuestra realidad interna  e incluso de nuestros pensamientos.

 

 

 

La posibilidad de poner en perspectiva estos aspectos es posible desde un conocimiento más realista de uno mismo. Esto es solo un ejemplo muy sencillo del papel que juega el autoconocimiento en la relación con nuestras emociones.

 

Regulación de las Emociones

El  manejo (la palabra control suele tener un matiz más represivo) de los impulsos y de la magnitud en que se expresan las emociones, logrando  encausarlas de la forma mas adaptativa y positiva posible.  Volvamos a ese enfado del que hablábamos, pensemos en alguien que frunce el ceño

y en otra persona que tiene un arranque de ira.. es enfado cierto?

pero.. es igual?

tiene igual repercusión en el otro?

y en nosotros mismos?

Después un arranque de ira , nos sentimos igual que ante un momento de enfado de “fruncir-el-ceño” ?  cual es el gasto, el coste emocional para nosotros? Citando a Goleman “El enfado es una emoción muy intensa que secuestra el cerebro. Cuando el enfado nos atrapa hace que se nos reorganice la memoria hasta el punto de que uno puede olvidarse, en plena discusión, de porqué ha empezado”. Aristoteles decía..

 “Cualquiera puede enfadarse, eso es algo muy sencillo. Pero enfadarse con la persona adecuada, en el grado exacto, en el momento oportuno, con el propósito justo y del modo correcto, eso, ciertamente, no resulta tan sencillo”

Y no lo es, pero es posible aprenderlo.

 

Motivación y Entusiasmo

La  habilidad para  mantener una motivación estable radica también en la autoconocimiento ,  manejando nuestros contenidos  internos ,  que conocemos  y  que son los que de forma más estable nos empujan a persistiren nuestros objetivos.

Mantener un nivel  de activación positivo ante las adversidades  nos hace ser entusiastas y nos permite tener una mejor visión de las oportunidades que nos ofrece el entorno.  Volvamos al ejemplo del enfado, pensemos que esta persona emocionalmente inteligente “sabe” de alguna forma que realmente está triste por algo sucedido , pero una vez aceptado este sentimiento (los sentimientos no son positivos o negativos, de eso y de la tristeza hablaremos más adelante ) es capaz de animarse ,  de automotivarse recurriendo a herramientas que ya ha desarrollado, a contenidos que saben que les lleva a una emoción más positiva.

Pensemos en alguien que entrena diariamente…  cómo gestiona los momentos adversos para finalmente  motivarse y seguir en sus objetivos?   Goleman menciona como rasgo de carácter en estas personas la autodisciplina y uno de los factores que influyen en ello es la capacidad de automotivación.

 

Empatía:

 

Es la capacidad  de entender los sentimientos del otro, ponerse en su lugar.  Lo que les lleva a  tener una mirada de las situaciones desde la perspectiva del otro . Esto permite una gestión  más positiva de las relaciones con los demás.  La creación de climas que valoren la diversidad de opinión y no las conviertan en fuentes de fricción.

Estas habilidades son algunas de las que Goleman considera  generadoras de rasgos de carácter como la autodisciplina que ya mencionábamos, la compasión y el altruismo.

La  Inteligencia , independientemente de la que hablemos (existe una teoría que considera la existencia de 8 inteligencias , Howard Gardner ,1983) se basa en capacidades  que tenemos para resolver más eficazmente determinadas cuestiones ya sean de razonamiento abstracto, cognitivas,  espaciales…  y por tanto se refieren en ultima instancia a habilidades,  que en el ámbito de las emociones  podemos  entrenar.

Con constancia y  desde el autoconocimiento podemos  hacerlas parte de nuestra forma de relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo de una forma más equilibrada más positiva.

 

Lic. Psicología   Xenia Perera

 

 

 

 

 

 

1

No Somos Padres Perfectos

Ser padres es una tarea apasionante. Sin embargo, muchas veces nos sentimos agobiados y confusos, porque pensamos que nos llegamos al top ideal . La vida diaria con sus horarios intensivos de trabajo,nuestros problemas personales , en muchas ocasiones, hacen que cuando regresamos a casa, nos desconectemos de todo ,incluso de nuestros hijos.

Nuestra mente viaja casi el todo el día a lomos de pensamientos rumiantes, esos que van y vienen insistentemente. A veces, esas ideas nos llevan a tiempos pasados o futuros que no tienen nada que ver con el momento en el que estamos. Con el instante actual.

Nuestros hijos, no son ajenos a estos “escapismos” mentales. Una de las mejores cosas que podemos hacer por ellos, es darles nuestra presencia. No solo la física, sino aquella que tiene que ver con el reconocimiento de su ser, de su alma. Nuestros hijos de esta manera se siente validados.Se sienten amados. Perciben a sus padres en unión casi mística. Ello ocurre cuando el centro de atención y de reconocimiento son ellos mismos.

Pero para llegar a éste estado, es necesario que previamente,nosotros mismos hallamos reconocido nuestras fracturas emocionales. Es necesario que sintonicemos con nuestro niño interior. Aquel que sigue vivo dentro de nosotros, formado por las emociones que experimentamos en nuestra primera infancia y que determinaron en buena parte , aunque no de forma definitiva, el adulto que soy ahora. Escuchando el eco de su voz resonando en nuestro interior, podremos desde ese lugar percibir a nuestro hijo. En toda su esencia.

La presencia, la empatía, la resiliencia, son cualidades que podemos transmitir a nuestros hijos. Son mecanismos de regulación de la mente que les ayudarán a gestionar su conducta y por ende su mundo emocional. No existe un legado mejor.

No es fácil, lo sé. Nunca seremos los padres prefectos. Es necesario olvidarnos de unas metas que resultan angustiosas y frustrantes. De lo que sí somos responsables es de entender que educamos como nos educaron, que escuchando a nuestro niño interior, comenzamos a sanar viejas heridas que nos condicionan en nuestra vida adulta. Que como progenitores podemos intentar hacer lo mejor que podamos cada día.

Cuando llegues a casa, cansado del día que has tenido, abrumado por los problemas de cualquier tipo que amenazan tu paz . Tómate unos minutos para ti mismo. Colócate en un lugar donde sepas que nadie puede interrumpirte. Siéntate cómodamente y respira. Lleva la atención a tu respiración. A como el aire entra por la nariz, baja por la garganta y llega hasta tu barriga. Siente como ésta se hincha. A continuación exhala despacio , observando solo este movimiento. Deja que los pensamientos se vayan como las nubes se alejan en el cielo azul. Practica la atención plena. Realiza esta ejercicio durante varios minutos,cada día

Verónica Parga.. Coach profesional especialista en Inteligencia emocional
motivación e innovación educativa.
Mi dirección de correo v.pargadiaz@gmail.com
https://verocoach.wordpress.com/

NO SOMOS PADRES PERFECTOS

2

La luz tras la cicatriz, kintsugi o kintsukuroi.

Kintsukuroi (金繕い) o Kintsugi  es un arte tradicional japonés  que viene acompañando a esta cultura desde el sigo XVI. Es el arte de reparar la cerámica rota.

Cuando una pieza de cerámica se rompe no se deshecha, se sigue valorando el trabajo y la dedicación implícita en su propia existencia. Los materiales de que está hecha, las horas de trabajo, la creatividad del orfebre , la armonía de sus formas.

Aún rota se sigue admirando su diseño, su belleza y su función,  la pieza no se deshecha. Sigue un nuevo camino.

 

 

Cuidadosamente se unen sus partes, retomando su esencia  y con delicado respeto se unen usando resinas con polvo de oro.

Al repararla,  la cicatriz , ya parte del objeto,  adquiere un valor de fortaleza  y al repararlo de este modo, exponiendo la belleza de la cicatriz (sin cubrirla, sin esconderla)   los japoneses consideran que se realza el valor del objeto a un nuevo nivel de apreciación.

 

 

 

Pero no se detienen en la cicatriz, no es un canto a la cicatriz , es un canto al objeto que fluye a una nueva dimensión con la fortaleza adquirida y una belleza aún más única. Mostrándose pleno en un nuevo momento que fluye siempre desde su esencia.

 

1

Virginia Satir, POESÍA

Las Cinco Libertades:

La libertad de ver y oír lo que hay,
en lugar de esperar lo que debería ser, lo que era, o lo que será.
La libertad de decir lo que siento y pienso,
en lugar de decir lo que pienso que debería decir.
La libertad de sentir lo que siento,
en lugar de sentir lo que creo que debería sentir.
La libertad de pedir lo que quiero,
en lugar de esperar el consentimiento ajeno.
La libertad de correr mis propios riesgos
en lugar de conformarme con la seguridad.

Virginia Satir

 

La Fuerza de Ser

acompanamiento-personal

“Cada uno de nosotros venimos con una vibración única e irrepetible, el ritmo de nuestro corazón, realiza nuestra propia música, se trata de escucharlo con atención, aceptando lo completamente”

 

 

¿Responsabilidad?

Desde un lugar de victima siempre soy inocente y nunca soy parte del problema, pero tampoco soy parte de la solución, soy solamente un espectador.

El precio de la inocencia es la impotencia.

Falta la responsabilidad que no es sinónimo de culpabilidad.

“La responsabilidad mas importante de cualquiera que intente dirigir lo que sea, es gestionarse a si mismo como persona.”
(Dee Hook)
Percibimos a partir de la persona que estamos siendo, y desde ahí elegimos y creamos una determinada manera para relacionarnos con nosotros mismos y con el mundo.
Si nuestra percepción de la situación se amplia, también aumenta nuestra capacidad de respuesta,          ( foco de atención, cuanto mas concentrado menos vemos…), si vemos 1 solo podemos responder con 1, pero si vemos 1,2,3 podemos ampliar a 1,2,3 la respuesta….

Cuando eliges, tomas tus propias decisiones,

Lideras tu Vida.

1